es
Language
Español
  • Deutsch
  • English
  • Español
  • français
  • Italiano
  • Português
Currency
    Carrito (0)


    Dolcetto DOC Fenocchio 0,75 L

    Giacomo Fenocchio

    Precio habitual €8,90

    Impuesto incluido. Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pagos.

     DESCRIPCIÓN

    El Dolcetto Fenocchio es el vino de todos los días por excelencia, expresión genuina, típica y muy característica de las Langhe, obtenido de la vinificación y crianza únicamente en acero. Tiene una personalidad joven, fresca, seca y equilibrada, con agradables notas aromáticas de cereza, delicadas especias silvestres y pequeños frutos rojos. Nariz vinosa, fresca y agradablemente afrutada.

     Las peculiares características de este Dolcetto lo convierten en un vino apto para multitud de situaciones que se puede consumir durante toda la comida, desde aperitivos hasta quesos, y en cualquier época del año.

     

    LA FILOSOFÍA DE LA BODEGA

    El amor por la tierra y el respeto por las tradiciones, que a lo largo del tiempo han hecho que la tierra de Langa sea tan especial, son el núcleo de la filosofía de esta empresa. La búsqueda continua de técnicas innovadoras que puedan preservar el medio ambiente es otro de los pilares.Las nuevas adquisiciones se fusionan con el patrimonio histórico, integrándose, para obtener un producto de la más alta calidad, que representa el territorio, preservándolo en todos los sentidos. La historia de la bodega es una historia de integridad productiva y respeto sagrado por el territorio. Giacomo Fenocchio de Monforte d’Alba. Desde hace más de cinco generaciones esta familia de enólogos ha guardado en su ADN la tradición de los barolistas más puros, aquellos que no siguen las tendencias ni venden su filosofía a la lógica del mercado. Diez hectáreas en el corazón de Barolo criado hoy con cuidado paternal por Claudio Fenocchio, auténtico enólogo, que entra a la viña todos los días.Claudio conoce cada terrón de sus viñedos, interceptando en sus vinos los matices que pueden crear los porcentajes únicos de arena, piedra caliza o arcilla.

    Todo se lo debo a mi padre Giacomo, quien me transmitió su conocimiento y pasión por los viñedos y la tierra.”Explica Claudio con una sonrisa que se ilumina cuando menciona el nombre de su padre. Cuatro Crus con diferentes características geológicas: existe el Cannubi, con suelos margosos y una notoria presencia de arena; los Villero, rico en hierro, con sedimentos calcáreos y arcillosos; los Castellero, similar a Cannubi con una prevalencia de arenas amarillas, y el Bussia, que tiene calizas y tobas azuladas. "¿Mi Barolo favorito? No debería decir eso"Dice Claudio"porque todos son como niños, pero me encanta Bussia, por su complejidad y potencial evolutivo”.

    En la casa Fenocchio no se permiten atajos en la elaboración de Barolos, con un trabajo selectivo que parte del viñedo para pasar a la bodega con fermentaciones completamente naturales, levaduras autóctonas y temperaturas, que se mantienen constantes solo con remontados diarios. Incluso se mide el uso de la madera, sin hacer descuentos en el tiempo de envejecimiento mediante el uso inteligente de las barricas, tan queridas por algunos productores de última hora.

     

     EL ORIGEN DE LA EMPRESA

    Los Fenocchio son una familia de Monforte, enólogos durante generaciones, pero fue con Giacomo, en los años setenta, que comenzó la fantástica elaboración de sus vinos. La bodega fue fundada en 1864, y hoy son Claudio y Albino Fenocchio quienes la guían en ese extraordinario panorama vitivinícola que es Bussia di Monforte. La filosofía de elaboración que distingue a esta histórica bodega piamontesa es la de tradición, formada por un cuidado trabajo en los viñedos y una larga vinificación con el uso de grandes toneles en la bodega. El resultado es realmente excepcional y sorprendente: un buen vino, jugado con la elegancia y los tonos delicados típicos de la variedad Nebbiolo.

    La uva se cultiva en el viñedo de Bussia, 4 hectáreas de terreno orientado al suroeste sobre suelos arcillosos y calcáreos, ricos en hierro. Desde 1972, la empresa también es propietaria de un viñedo en Cannubi, mientras que desde 1995 también forma parte de la propiedad un viñedo en Villero, otro cru histórico muy adecuado.