es
Language
Español
  • Deutsch
  • English
  • Español
  • français
  • Italiano
  • Português
Currency
    Carrito (0)


    Harina de Polenta Taragna Valtellinese Tudori 1 Kg

    Tudori

    Precio habitual €2,99

    Impuesto incluido. Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pagos.

     INGREDIENTES:

    77% harina de maíz, 23% harina de trigo sarraceno

     

     DESCRIPCIÓN:

    Harina rústica típica de Valtellina y de los valles de Brescia y Bérgamo.

    Se obtiene mezclando harina de maíz con dosis variables de harina de trigo sarraceno. Su nombre deriva del tarai o "tarel", un palo largo que se utiliza para mezclarlo dentro del caldero de cobre en el que se preparó.
    El color oscuro viene dado por la adición de harina de trigo sarraceno.

    Se cocina como la harina de maíz común, la tradición recomienda usar queso cortado en cubitos durante los últimos minutos de cocción.



     IL MOLINO TUDORI:

    Molino Tudori se ha especializado desde hace cuatro generaciones en la molienda de trigo sarraceno del que se obtiene la típica harina negra que se utiliza para la elaboración de los productos típicos de Valtellina.

    El procesamiento se lleva a cabo con amor tradicional, en pleno respeto de la cultura culinaria que ha hecho famosos a pizzoccheri, polenta taragna y sciatt en todo el mundo.

    A pesar de la inevitable evolución de las tecnologías industriales de vanguardia, imprescindibles para ser competitivo en el mercado, el antiguo molino de piedra sigue moliendo y manteniendo intactas las cualidades nutricionales de la harina y su particular sabor. Desde 2007, la empresa y su sistema de calidad cuentan con la certificación ISO 9001: 2008 del organismo noruego DNV, líder mundial especializado en el sector agroalimentario.

    Todas las harinas producidas son sin gluten y han obtenido la marca Spiga Barrata emitida por la AIC (Asociación Italiana de Celíacos).

    Casteldelpiano, entre los bosques y la vegetación de Monte Amiata, domina la Maremma toscana desde arriba. Naturaleza generosa, gente clara, el placer de hacer las cosas bien, respeto a las reglas, sin prisas. Y en el aire el olor a cosas buenas. Aquí es donde nació la historia de la familia Corsini.

    Una historia de pan y galletas, de aromas de mantequilla, leche y trigo, que comenzó en 1921 en el antiguo horno de leña de Corrado y Solidea Corsini. Una historia hecha de pasión por los buenos y genuinos postres, respetando reglas ancestrales y una tradición familiar única.

    Desde entonces, el arte de la familia se ha transmitido de padres a hijos, con el tiempo el tamaño de los cambios de la empresa, pero los lugares de producción, la filosofía de la empresa, el amor por la calidad, la precisión en la elección de los ingredientes, el respeto de las normas de cada fase de elaboración, la magia de ese horno ancestral y la dedicación de toda la familia. Valores intactos, como lo fueron antaño, para dar testimonio de un arte de repostería único, dedicado a los amantes de los sabores más auténticos.


     EL SECRETO DE LA TRADICIÓN VALTELINA:

    La Valtellina es un valle profundo tallado por el movimiento del hielo y el ímpetu de la erosión de los ríos que brotan desde los 3000 metros de altitud de los nevados hasta el fondo del valle. Las rocas erráticas emergen entre el limo blando y la vegetación, en particular los cereales, crecen fuertes y exuberantes, adquiriendo sabores fuertes y particulares. El profundo surco valtelinés de tendencia este-oeste, en comparación con la bota italiana, garantiza un sol constante en la ribera rética incluso en la rigidez del invierno, favoreciendo un clima excepcional.

    Teglio está en el centro de este territorio, la antigua capital, y aquí la tradición del trigo sarraceno continúa su cultivo y molienda, un arte que, durante siglos, ha permitido destacar en la cocina de los Valtellinesi, un pueblo sencillo, orgullosos de sus tradiciones, templado a la dureza y aspereza, pero capaz de extraer de la tierra lo mejor de sus productos de calidad y autenticidad.

    Los cultivos se siguen haciendo "a mano" dadas las dificultades de los cultivos, en su mayoría abruptos y en pequeñas parcelas arrancadas de las rocas; el hombre siembra y cosecha ... el sol madura y el viento y las abejas polinizan ... sin prisa.