es
Language
Español
  • Deutsch
  • English
  • Español
  • français
  • Italiano
  • Português
Currency
    Carrito (0)


    Inferno della Valtellina DOCG 2017 Fratelli Triacca 0,75 L

    Fratelli Triacca

    Precio habitual €11,90

    Impuesto incluido. Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pagos.

    DESCRIPCIÓN:

    Color: rojo rubí, con tendencia al granate.
    Olor: sutil e intenso, con matices de rosa seca y avellana.
    Gusto: seco, austero, ligeramente tánico y a la vez aterciopelado y aromático
    Alcohol: 12,5°
    Uvas: 100% Nebbiolo

    Tipo de vinificación: clásico de la uva Nebbiolo y crianza en barrica de madera durante unos 2 años; luego un año de almacenamiento en acero inoxidable antes del embotellado.

    Maridajes: pastas, carnes blancas y rojas, quesos suaves.

    InfiernoEl infierno es la más pequeña de las subzonas de la DOCG Valtellina Superiore: 48 hectáreas (11 de las cuales se gestionan directamente desde la casa Negri con el Calvario, Sopragironi, Sottogironi, Ca 'Rossa, Mazzucchi, Paradiso, Runch crus) entre Poggiridenti y Tresivio, a lo largo de las laderas de los Alpes rético en la orilla derecha del Adda, en la provincia de Sondrio. El nombre se debe a la fuerte pendiente y a la alta temperatura estival, provocada por el resplandor del sol sobre las rocas. "El paraíso de Baco es ese infierno rojo de brasas y llamas, y emana el olor infundido de ciruelas y moras, y es mejor preferirlo al paraíso", escribe el abad Morelli en "Dionisos".

     

    ENTRE TRADICIÓN E INNOVACIÓN

    Cantina Triacca es una empresa familiar independiente desde hace cuatro generaciones, fundada en 1897. Su historia está formada por hombres y mujeres que trabajan con pasión para asegurar la calidad de los vinos de la marca "Triacca".

    "Todos nuestros vinos proceden de viñedos propios. Seguimos cuidadosamente todas las etapas de producción: desde la plantación hasta la crianza, desde la poda hasta la vendimia, hasta el embotellado de nuestros vinos. Garantía desde 1897."

     Hoy la dirección de la empresa está en manos de los hermanos Giovanni y Luca, exponentes de la cuarta generación. Luca es enólogo y responsable de producción de vino. Giovanni gestiona la empresa matriz y sigue el importante mercado suizo. Junto a él está siempre el cariñoso tío Rino, la 'vieja guardia' que aún recibe a los visitantes de La Gatta con su conocida amabilidad y pasión.

    Ya en los años setenta la bodega empezó a mejorar la calidad de sus uvas.

    Para ello, se estudia una rigurosa selección de variedades de uva Nebbiolo, con el fin de obtener altos valores de glicerina y extractos, taninos ricos y armoniosamente integrados, así como un color rojo más intenso. Las hileras, plantadas con las nuevas cepas seleccionadas, ahora cuentan con 7500 plantas por hectárea, más que antes, pero con menos uvas por planta. El resultado es mejor calidad pero menor rendimiento.

    La uva se procesa en cavas de última generación en cuanto a técnica de vinificación. Gran parte de la madera ha sido reemplazada por acero inoxidable. El control de temperatura es una parte integral del procesamiento. Para el refinamiento y evolución de nuestros mejores vinos utilizamos madera nueva en forma de 225 y 500 litros de quilates (barricas).

     

     LA HISTORIA DE LA BODEGA

    Hacia finales del siglo XIX, Domenico Triacca comercializa vinos de Valtellina en Valposchiavo (Grisones, Suiza), pero es un hombre ambicioso y quiere producir de forma independiente el noble néctar con sus propias uvas. En 1897 compró 2000 metros cuadrados de viñedo en la zona de Valgella en Valtellina. Este evento representa el verdadero punto de inflexión para la fundación de una de las bodegas más importantes de Valtellina. Desafortunadamente, en 1910 Domenico Triacca murió en un accidente mientras transportaba vino por el lago Poschiavo. Las riendas del muy joven negocio pasaron a manos de su esposa Orsola y más tarde a las del más diligente de los cinco hijos, Eugenio: hombre de éxito con visión de futuro, escrupuloso, decidido y conocido.

    En la década de 1950, nuestro mercado se expandió hasta la Engadina, con la venta de vino a granel transportado en toneles de madera. Después de la Segunda Guerra Mundial pasamos a los vinos embotellados a favor de la calidad, el almacenamiento y la satisfacción del gusto de los consumidores. De acuerdo con el mercado suizo, la planta embotelladora también se construye en Suiza, en Zalende, al sur de Poschiavo. La adquisición de un almacén propio en Coira permite cuidar y conquistar el importante mercado del norte de los Grisones dominado por los comerciantes locales. Gracias a este éxito, la empresa puede invertir los beneficios en nuevos viñedos. En ese momento la familia ya posee 28 ha. En los años sesenta asumió el mando la tercera generación: Gino (hábil vendedor), Domenico (ambicioso técnico) y Rino (escrupuloso organizador). A su lado el inevitable tío Eugenio con su experiencia y su carisma.

    1969 es un hito en la historia de la bodega Triacca. Gracias a la compra de la maravillosa Tenuta La Madonnina, en la zona de Chianti Classico, por lo tanto, en el corazón de la Toscana, se logra una diversificación considerada durante mucho tiempo. Ese mismo año se compra la perla de la vitivinicultura Valtellina, el antiguo convento dominicano La Gatta en Bianzone, con sus 13 hectáreas de viñedo, que inesperadamente fue puesta a la venta por la bodega Mascioni.

    Los años noventa se caracterizan por la expansión en el sur de la Toscana, con la compra de la Tenuta Santavenere en Montepulciano, sino también por la integración de la cuarta generación: Giovanni, responsable del mercado suizo, y Luca, director técnico de las tres áreas de producción .